Go to ...




RSS Feed

December 13, 2017

Infiltración evangélica en la política nacional


Comparte:

Desde que el cristianismo evangélico comenzó a infiltrarse en la política nacional a principios de las años 80s, se ha dedicado a limitar o eliminar los derechos de aquellos que no cumplen con sus ideas conservadoras.

Muchas de estas iniciativas están disfrazadas como leyes de “libertad religiosa” que promocionan la discriminación en contra de los que creen y piensan de manera diferente. El resultado ha sido una división aguda en la cultura guatemalteca, y la re-definición de la teología cristiana.



OPINIÓN © J. Russell – Guatemala Chronicle  – Mayo 13, 2017
Este artículo puede ser Citado / Copiado / Compartido siempre que incluya un enlace a este original.






El vocero evangélico, autor y profesor universitario, Tony Campolo, dice que “el cristianismo fue re-definido por los de “pro-vida” y por los que se oponen al matrimonio homosexual y que de repente, la teología colapsó. Como resultado de este cambio, el cristianismo evangélico cruzó la línea de fe y creencia hacia el odio y el abuso. Los que aplican cruelmente las acciones de su fe ignoran la destrucción que causan a su religión y al pueblo que sus creencias afectan”.

¿Es justo llamarlo sociopático?

Psicología Hoy define dieciséis características que identifican al sociopático. Estos incluyen: La falsedad y la insinceridad, el encanto superficial y la buena inteligencia, la falta de remordimiento o vergüenza, el mal juicio,el fracaso de aprender por experiencia, egocentrismo patológico, la incapacidad de amar, la falta de respuesta en las relaciones interpersonales generales, pérdida específica de visión y pobreza general en reacciones afectivas mayores (en otras palabras, respuestas emocionales apropiadas).

Vemos ejemplos de este tipo de comportamientos en los líderes y seguidores de la iglesia. Franklin Graham, por ejemplo, declaró que la inmigración no era “un asunto bíblico”. Su posición encaja bien con su política conservadora y apoyo vocal de Donald Trump, pero su insensibilidad hacia los inmigrantes y los solicitantes de asilo en Estados Unidos va en contra de todo lo que dice Levítico 19: 33-34 y Marcos 12: 30-31). Sin embargo, Graham no ve la ironía entre su postura política y su creencia religiosa. Tampoco parece darse cuenta de las condiciones horrorosas en los países devastados por las guerras, de donde estos inmigrantes tratan desesperadamente de huir.

El pastor Roger Jiménez de Verity Baptist Church en Sacramento dijo después del ataque terrorista de Orlando, Florida en un club nocturno gay, “La tragedia es que más de ellos no murieron. La tragedia es … ¡Estoy un poco molesto porque no terminó el trabajo!” Este ministro de Dios “no mostró ninguna compasión por las familias de los hombres y mujeres que murieron. Este líder evangélico pareciera incapaz de dejar a un lado sus creencias religiosas para reflexionar durante un momento sobre la conexión humana de un acontecimiento trágico”.

Recientemente, Kim Higginbotham, esposa de un ministro y profesora con una maestría en educación especial, publicó un artículo titulado “Dar a tu hijo al diablo” en dondo ella afirma que: “Ser discípulo de Jesús exige que nuestra relación a él, sea mayor que nuestra relación con nuestra propia familia, incluso con nuestros propios hijos “. Usa Mateo 10:37 como su justificación, dondedice: “Quien ama a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; Cualquiera que ama a su hijo o hija más que a mí no es digno de mí”.

Haciéndose la de una mártir, Higginbotham afirma que su hijo le dio la espalda a Dios y que no le quedó otra opción que abandonarlo. Resulta que su hijo es gay y resulta que ella publicó su ataque público contra su propio hijo, el día de su boda.

Sin embargo, en lugar de puntualizar a estas personas para su comportamiento sociopático, su compañeros cristianos compañeros, apoyan estas acciones con innumerables comentarios en la página web de Higginbotham que dicen: “Lo siento por tu pérdida” y “Orando por ti y por tu hijo”.

Es común que evitamos la discordia cognitiva, cuando nuestras creencias dictan una cosa, pero nuestras experiencias nos muestran que la verdad es otra. Esto se llama “vivir en negación” y todos lo hacemos a un nivel u otro. Pero cuando elegimos nuestra “verdad” sobre todo, mientras vemos fríamente a un ser humano sufrir, hemos cruzado la línea de la “buena salud mental”.

La elección en EE.UU del 2016 demostró un nivel altísimo de falta de sinceridad, descaro, mal juicio y egocentrismo patológico entre los evangélicos cristianos. El nuevo mensaje evangélico cristiano es claro. Cuidarse solo a sí mismos, exigir el abandono despiadado de los inmigrantes, de las mujeres y de los niños, incluso los suyos y a cualquier otra persona que no acoja esta nueva ideología y teología.

La justicia social, mencionada más de 2 mil veces en los versículos Bíblicos, ha sido reemplazada por una ideología política radical. Sus principios son más importantes que las personas. La indiferencia es prioridad y mucho mejor que involucrarse. Juzgar es mejor que ser generoso.

Cada generación redefine su identidad, su significado y a que grupo religioso desea pertenecer. Las ideologías religiosas, las interpretaciones, las doctrinas y los prejuicios cambian. Como sea, los evangélicos cristianos, han perdido el rumbo de su camino.

Piénselo

https://www.guatemalachronicle.com

Comparte:

More Stories From Opinión