Go to ...




RSS Feed

December 13, 2017

Iglesia Adventista Argentina, más corrupta que la banda de Ali Baba


Comparte:

Iglesia Adventista Argentina — Una investigación sobre de las actividades de contrabandeo que involucró a líderes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Argentina ha llevado a la salida de los máximos administradores de la Unión Argentina, de acuerdo con un comunicado oficial.

Los administradores de la Universidad Adventista del Plata también han renunciado, y la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) ha sido nombrada en el reporte judicial del juez federal.



INVESTIGACIÓN © Revista Spectrum – JARED WRIGHT, Actualizado Abril 25, 2017
Es permitido Citar/Copiar/Compartir este artículo, siempre que incluya un enlace a esta página


La Union Argentina publicó el miércoles que su Junta Directiva aceptó la renuncia del presidente de la Unión, Carlos Gill Krug; del tesorero de la Unión, Carlos Giménez Graf; y del representante legal, Roberto Giaccarini. El comunicado citó la necesidad por transparencia y la colaboración en el proceso de investigación:

Los líderes salientes están a derecho en el proceso judicial generado a partir de acusaciones sobre el ingreso al país de un envío proveniente de los EEUU y que tenía como destino la Universidad Adventista del Plata. Tomaron la decisión para facilitar y dar mayor transparencia a las medidas internas que están siendo realizadas por la Iglesia, con el propósito de identificar responsabilidades y modificar los procesos que permitieron las irregularidades.

El sitio de noticias Infobae reportó un informe sobre las acusaciones de contrabando presentadas contra Gill Krug, Giménez Graf, Giaccarini (que trabajó con ADRA desde 2002), Oscar Ramos, rector de la Universidad Adventista del Plata (UAP); Jorge de Sousa Matias, vice-rector de la UAP; y la funcionaria de aduanas, Nilda Beatriz Saira.

Adrián González Charvay, Juez Federal de Campana, los acusó en medio de una investigación judicial con fraude “con el objetivo de engaño y evitar el ejercicio apropiado de las aplicaciones de las leyes normativas de los servicios aduaneros” con “la presentación de documentos ideológicamente falsos y declaraciones engañosas”.

Las noticias acerca de la supuesta banda adventista de contrabando emergieron en julio del año pasado después de que los funcionarios aduaneros adventistas interceptaron dos contenedores marcados como “donaciones” en el puerto de la Aduana en Zárate sobre el río Paraná en Buenos Aires. Los contenedores provenían de ADRA en los Estados Unidos y estaban destinados a la Universidad Adventista del Plata. ADRA Internacional proporcionó la siguiente declaración:

ADRA Internacional tiene más de sesenta años de experiencia con envíos internacionales de materiales asistenciales y de desarrollo. Las donaciones de ADRA en programas de ayuda siguen un protocolo estricto y transparente, incluyendo el uso de gestores aprobados y evaluados. Cualquier actividad en conexión con el cargamento a Argentina fue llevada a cabo fuera de los procedimientos oficiales de ADRA y sin el uso de gestores aprobados. ADRA Internacional no está bajo investigación, y cualquier asunto interno con el cargamento ha sido resuelto con la seguridad de que ninguna donación u otra ayuda fuera mal empleada.

Cuando los funcionarios aduaneros abrieron los contenedores encontraron equipamiento médico expirado y potencialmente infeccioso, conectores, cáteres, kits femorales inutilizables, máquinas obsoletas desarmadas y monitores hospitalarios etiquetados como “fuera de servicio”, así como insulina y heparina expirada. También había algunos suplementos médicos nuevos en el cargamento.

Los equipamientos médicos expirados y usados no solo constituyen una violación de las normas de ANMAT que regulan los suplementos médicos donados, sino que entre las jeringas y cajas más empacadas los funcionarios también encontraron bienes electrónicos valuados en casi 15 millones de pesos argentinos: seis televisores Smart Samsung, trece computadoras HP, cinco televisores Sony Bravia 74.5, grabadoras HD, iPads, iPhones, computadoras iMac, un generador electrógeno, repuestos automovilísticos, una impresora 3D, un consola profesional de sonido Yamaha QLS valuada en 30.000 dólares, y un tractor cortador de césped.

Documentos publicados recientemente indican que De Sousa Matias sabía que estaba en problemas. De acuerdo al inform de Infobae, el 22 de julio le dijo a una confidente mujer en una conversación telefónica: “Están abriendo todas las cajas. Sigan orando”. Cuatro días más tarde, la mujer con la que habló le sugirió que hablara con un político influyente. “Buena idea”, respondió, “estamos buscando a un político influyente”.

De acuerdo a los documentos judiciales, la funcionaria aduanera Nilda Saira supuestamente le dio consejos a De Sousa Matias para evitar escrutinio. “En vez de pantallas, diga que son equipamientos para aulas”, ella escribió en un email.

De Sousa Matias, en un email interceptado a otro individuo, declaró que Saira se había ofrecido para “ir a la Cancillería” para acelerar los trámites con el Consulado Argentino en Washington DC. Saira había proporcionado los papeles para designar el cargamento como una donación, y así evitar pagar aranceles aduaneros.

De Sousa Matias no estaba consciente que su comunicación con y acerca de Saira estaba siendo monitoreada por orden del Juez González Charvay, que está supervisando el caso. De Sousa Matias fue arrestado en un allanamiento en la Universidad Adventista del Plata en septiembre. Luego fue interrogado por oficiales federales y liberado. Él declaró que el cargamento debía ser usado para entrenamiento médico por estudiantes en la UAP, y que el equipamiento sería usado en muñecos médicos y no en humanos.

Desde entonces De Sousa Matias renunció a su trabajo en la Universidad Adventista del Plata, junto com el rector Oscar Ramos. En un pronunciamiento legal el Juez Charvay dijo que la presencia de equipamiento médico expirado probablemente era usada como una forma de confundir y desviar la atención de los agentes aduaneros de los objetos electrónicos y médicos comprados en el exterior que había intentado pasar como donaciones.

El juez descubrió que una gran porción del cargamento fue adquirida en el exterior, no donado, y como tal está sujeto a aranceles aduaneros. Él también descubrió que estos intentos de contrabandear bienes no declarados probablemente se habían estado llevando a cabo al menos desde 2013.

Participación norteamericana

Los documentos judiciales citados en el reporte de Infobae indican que un estadounidense de Texas, un tal “John Grinswell” también estaba involucrado en la canalización de los elementos comprados mediante ADRA. Después de consultar con Federico Fahsbender, el periodista de Infobae, mediante las redes sociales, fue determinado que se trataba de un error tipográfico en los documentos judiciales.

El individuo en cuestión es el Dr. John Griswell III, director médico de Emergencias en el Hospital de Huguley. De acuerdo a un artículo en el sitio web del hospital, Griswell “se graduó con una licenciatura en teología en Union College, Lincoln, Nebraska. Luego obtuvo una maestría en Andrews University, Berrien Springs, Michigan. Hispanohablante, el Dr. Griswell tiene una licenciatura en medicina de la Universidad Autónoma de Guadalajara, México. Él completó su pasantía y residencia en el D.C. General Hospital en Washington D.C.”

El Dr. Griswell no respondió a los pedidos por comentarios.

La cambiante respuesta de la Iglesia Adventista

El viernes 17 de octubre, cuando se le pidió un comentario oficial sobre la situación, la Iglesia Adventista en Argentina publicó un video online con el entonces Presidente Carlos Gill Krug, publicado en la página de Facebook de la Unión. En el video, Gill Krug dijo que la iglesia impugnará la decisión tomada por el juez dado que contiene “omisiones”, “exageraciones” e información inexacta.

Él notó que Oscar Ramos y Jorge De Souza Matías habían renunciado para que el proceso investigativo sea más transparente. Él también afirmó que la Unión Argentina había establecido un comité para investigar, mientras que la División Sudamericana estableció otro. También declaró que el escándalo no debería ser una causa de distracción para los programas de la Iglesia Adventista (cuando la noticia se publicó la iglesia estaba terminando diez días de oración y ayuno).

Gill dijo que los medios estaban exagerando lo que realmente sucedió. Finalmente terminó el video con una corta oración, pidiéndole a Dios que “limpie” la iglesia.

El video recibió muchas respuestas negativas, y el sábado a la noche fue quitado de Youtube y Facebook. Un representante de la Unión, mediante una comunicación por Facebook, afirmó que el video había sido publicado para el beneficio de los miembros de la iglesia en sábado. Después de su diseminación, no se consideró que era necesario que permaneciera online. Otro usuario de Youtube republicó el video en este link. La iglesia afirmó que se estaba trabajando en un comunicado.

Un comunicado de la Unión Argentina publicado el miércoles nombró a los reemplazantes de los dos líderes de la unión:

Darío Caviglione fue nombrado presidente. Él estudió licenciatura en Teología y Maestría en la Universidad Adventista del Plata. Realizó un Doctorado en Ministerio en la Universidad Peruana Unión (UPeU). Fue pastor distrital por quince años en la Asociación Argentina del Sur y la Misión Argentina del Noroeste. Más tarde desempeñó su tarea como Secretario Ministerial por 2 años y medio en la Asociación Argentina del Norte y luego presidente por 3 años y medio en la Asociación Argentina del Norte. Últimamente, hace 3 años, se desempeñaba como presidente de la Asociación Argentina Central.

La iglesia nombró como tesorero a Raul Kahl. Él estudió Contador Público en la Universidad Adventista del Plata. Inició su desempeño laboral como cajero en la Asociación Argentina Central. Luego contador y seguidamente como Tesorero Asistente en la Unión Austral. Más tarde se desarrolló como Tesorero de la Asociación Argentina del Norte. En el 2012 fue nombrado como Gerente Financiero de la Asociación Casa Editora Sudamericana y luego se desempeñó como Tesorero en la Asociación Argentina del Sur.

El comunicado de la Unión se lamentó por la manera en que “toda esta situación que afecta a nuestra comunidad de fe y a la sociedad argentina, ya que [la Unión] sostiene valores éticos y morales basados en la Biblia, los cuales promueven el cumplimiento de las leyes. Como desde el inicio del caso, [la Unión] reafirma su cooperación con las autoridades correspondientes”.

https://guatemalachronicle.com

 

FUENTE; Spectrum Magazine

 

Comparte:

More Stories From Investigaciones