Go to ...




RSS Feed

December 14, 2017

De amapola, a heroína, a medicina en Guatemala


Comparte:

 

No tengo ni la menor idea, a cuantas familias de campesinos el gobierno de Guatemala ha dejado sin ingresos y sin comer por este ridículo “estado de sitio” en el Departamento de San Marcos.


OPINIÓN © J. Russell – Guatemala Chronicle – Mayo 22, 2017
Es permitido Citar/Copiar/Compartir este artículo, siempre que incluya un enlace a esta página.



La destrucción de sus plantaciones de amapola, se ve fabuloso en la televisión. Hasta el Glorioso Ejercito aparenta saber lo que hace. Es un orgullo ver la eficiencia con que los militares someten a los campesinos desarmados, pero no olvidemos, que tienen mucha experiencia en hostigar y oprimir a los indígenas guatemaltecos.

¡Pobre gente! Los campesinos solo siembran, crecen y cosechan la planta de amapola que no daña a nadie y hasta es muy bonita, pero esto aparentemente es “ilegal”. ¿Y si venden su cosecha como flores? ¿Será esto “ilegal” también?

El primer problema y el más importante es la discordia sobre la demarcación de la línea que divide los municipios, donde existen bandos armados de las dos municipalidades conduciendo una guerra abierta entre sí, con armas gruesas, trincheras, tuneles, fosos y torretas. Es casi cómico.

El segundo problema y mucho menos importante, son las plantaciones de amapola. Aunque el narcotrafico es un problema también, la industria del narcotrafico opera en tod Guatemala y no es particular a unas aldeas remotas del departamento de San Marcos.

Una solución justa y práctica

La solución más cuerda para mantener a los campesinos contentos y productivos, sería que el gobierno de Guatemala les compre sus cosechas de amapola ya procesada en savia, a un precio fijo un poco más elevado de lo que les pagan los compradores (narcotraficantes) mexicanos.

El encargado de esto sería el instituto medico del INACIF (Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala), quienes establecerían un laboratorio y fábrica médica especializada, para refinar la amapola y producir Heroína y Morfina, así como otras drogas en gran demanda como Codeina, Thebaine, Oripavine, Oxycodone, Hydrocodone, Buprenorphine, Oxymorphone y Hydromorphone, todos ingrdientes de grado médico que se utilizan en otras medicinas de marcas famosas.

Al producir estos productos médicos, serían utilizados dentro de los hospitales públicos del páis y el IGGS. En caso de exceso de producción, el INACIF lo vendería a los laboratorios médicos en EE.UU, Europa, Asia y otros países etc.

Los ingresos de este proyecto proveerían el dinero para comprarle la materia prima (la savia) a los campesinos y con el gran valor agregado generado por la venta de estas drogas médicas,legales y refinadas, los ingresos ayudarían a financiar el mismo INACIF.

Esta solución dejaría a todos muy contentos. Los campesinos tendrían un mercado legal para sus cosechas y mejorarían sus ingresos, el Ministerio de Salud ahorraría una pequeña fortuna en la compra de estos medicamentos a los gangsters que les venden medicinas y el país crearía más empleos y una industria de valor agregado en un mercado muy especializado.

Me imagino que esta solución será demasiado simple y eficaz para los grandes intelectos que nos gobiernan, especialmente y si no logran ver como se pueden robar millonadas de este proyecto y es más probable que terminará ignorada o engavetada.

¡OJO! Este proyecto nunca debería ser privatizado o puesto en las manos de los Libertarios, ya que dentro de pocos meses, estarían jodiendo a los campesinos y traficando en heroína a niveles nunca visto en este continente. ¡Solo digo!.

De paso, esto lo hacen en Australia desde hace muchos años, donde se ha convertido en un negocio legal, rentable y legal, que les funciona muy bien.

https://www.guatemalachronicle.com

 

Comparte:

Tags: ,

More Stories From Opinión