Bitcoin Pizza Day y la economía circular

El 22 de mayo, los Bitcoiners celebran el Día de la Pizza Bitcoin durante el cual conmemoran la compra de dos pizzas en Bitcoin en 2010, una transacción que resultó ser la primera compra de un bien físico en BTC de la historia. Aprovechemos esta fecha concreta para echar la vista atrás a la adopción comercial de Bitcoin, para cuestionar su relevancia y para hablar de la noción de economía circular criptomonetaria.

Dos pizzas por 10.000 bitcoins

El Día de la Pizza Bitcoin es el día que conmemora la primera compra de un bien físico en bitcoins: dos pizzas compradas el 22 de mayo de 2010. Antes, el bitcoin sólo se negociaba con monedas tradicionales como el dólar. Por lo tanto, ya tenía un precio, pero probablemente no se había utilizado para comprar nada más.

El intercambio se produjo entre Laszlo Hanyecz, un promotor inmobiliario húngaro-estadounidense de 28 años que vive en Florida, y Jeremy Sturdivant, un californiano que entonces sólo tenía 18 años.

El 18 de mayo, Laszlo, que había estado acumulando bitcoins minando con su tarjeta gráfica, escribió el siguiente anuncio en el foro Bitcointalk:

Pagaré 10.000 bitcoins por un par de pizzas… como 2 grandes para que me sobren al día siguiente. Me gusta tener restos de pizza para picar más tarde. Puedes hacer la pizza tú mismo y llevarla a mi casa o pedirla a un servicio de entrega, pero mi objetivo es que me entreguen comida a cambio de bitcoins que no tenga que pedir ni hacer yo mismo. […] Si estás interesado, házmelo saber y podemos llegar a un acuerdo.

Laszlo Hanyecz en Bitcointalk

Tras unos días sin respuesta, reiteró su oferta. El 22 de mayo, tras algunas discusiones en el IRC para concretar los detalles de la transacción, Jeremy (que utilizaba el seudónimo jercos) aceptó la oferta de Laszlo e hizo que le entregaran dos pizzas de Papa John’s en su casa por 10.000 bitcoins. Estos valían unos 36 euros según el tipo de cambio de la época.

Lazslo publicó entonces fotos de sus pizzas, inmortalizando el primer intercambio realizado con Bitcoin y convirtiéndolo en leyenda.

Adopción comercial desde 2010 hasta la actualidad

Tras este episodio de la pizza, la adopción comercial creció considerablemente en los años siguientes. Surgieron plataformas de intercambio más sofisticadas, como Mt. Gox, lo que permitió tener una idea más fiable del precio. Pioneros como Marc Karpelès o Roger Ver comenzaron a aceptar el bitcoin como pago por sus servicios. A principios de 2011, Ross Ulbricht desarrolló su mercado de la web oscura Silk Road, que tuvo un éxito creciente en sus dos años de existencia.

A partir de 2012, el comercio más generalista entró en escena, en particular a través del procesador de pagos BitPay. WordPress, el servicio de alojamiento de sitios web, comenzó a recibir pagos en Bitcoin el 15 de noviembre de 2012. La agencia de viajes online CheapAir.com anunció que la aceptaría el 22 de noviembre de 2013. Overstock.com, una plataforma de comercio electrónico muy grande en Estados Unidos, le siguió el 9 de enero de 2014.

Y todo esto sin contar con los miles de negocios físicos independientes que aceptaron la criptomoneda como método de pago. En Francia, esta aceptación se ejemplificó con el “Bulevar Francés del Bitcoin”, situado en el Passage du Grand Cerf de París, donde casi todos los comerciantes aceptaban el bitcoin.

Pero la adopción comercial del bitcoin no duró lo que algunos esperaban. La mayoría de las veces, los clientes eran escasos y no valía la pena aceptar la criptomoneda. Además, con el paso del tiempo, el uso de bitcoin se hizo cada vez más difícil, debido al aumento de las comisiones por transacción y a los mayores tiempos de espera. De hecho, la capacidad transaccional estaba limitada por el protocolo que, a partir de 2017, creó una enorme congestión en la red, con lo que el bitcoin no era apto para las compras pequeñas.

Pero la cosa no quedó ahí: también hubo un cambio de narrativa. Aunque al principio el bitcoin se consideraba principalmente un medio de pago, poco a poco ha ido adquiriendo la forma de un depósito de valor a los ojos del público. De la visión de un efectivo digital que podría servir como moneda de la web oscura, se ha pasado a un activo regulado que representa una moneda de reserva. La metáfora del oro digital ha surgido, no como una referencia al oro del pasado, que servía como medio de intercambio en el comercio minorista, sino como el oro de hoy, que se almacena en una caja fuerte y apenas se mueve.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *