Go to ...




RSS Feed

September 22, 2017

Pastor de “Cash” Luna, ejecutado en México por la Pastora Lucy


Comparte:

Mientras la Pastora Lucy le calentaba los huevos en la cocina familiar, al Pastor Claudio le cortaron la garganta, le rebanaron el pene y le desenterraron los testículos en la habitación matrimonial. 

En Guatemala, El Salvador y Honduras, a menudo asesinan a pastores evangélicos por abuso de niños, sexo con los fieles, estafa, hurto de propiedades y envidia entre sus fieles. Otros son vapuleados, linchados y quemados vivos, pero lo ocurrido durante y después de este acontecimiento, resulta ser algo muy diferente.



INVESTIGACÓN ©  J. Russell – Guatemala ChronicleActualizado – Junio 09, 2017
Para Citar/Copiar/Compartir este “documento viviente, debe incluirse un enlace a esta página


Pastor Claudio Martínez

Claudio Martínez de 38 años de edad, estableció su iglesia en mayo del 2006, en la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz, México, bajo el patrocinio del guatemalteco “Cash” Luna y su esposa Sonia Luna.

Ya por marzo del 2010, Claudio y su esposa Luz (Pastora Lucy) Margarita Enriquez Martínez, habían sido certificados como una franquicia del “CIEM” (Centro Internacional de Estudios Ministeriales), el órgano gobernante de las iglesias franquicias de “Cash” Luna.

En el “CIEM” es donde adoctrinan y duplican a los pastores en la imagen de “Cash” Luna, en las técnicas de la “Casa de Dios” y los graduados salen entrenados en como desplumar a sus congregaciones y a cometer una gama de fechorías espirituales. Cada iglesia paga el 10% de sus ingresos al “CIEM” como cuota de franquicia, siempre supervisados muy de cerca, para que no les roben.

El “CIEM” solo acepta iglesias acaudaladas en su membresía. Con más de cien (100) iglesias afiliadas, es una fuente de ingresos clave para el señor Luna. Por ejemplo: . . .; Una sola iglesia acaudalada de 500 miembros, recibe unos USD $300 mil dólares mensuales de diezmos (USD $600 dólares por miembro) y esta iglesia le paga USD $30 mil dólares (o sea el 10% por ciento) por mes al “CIEM”. Con más de 100 iglesias, el “CIEM” recibe por lo menos USD $3 millones de dólares mensuales o unos USD $40 millones de dólares anuales, libres de todo impuestos.

Claudio y Lucy empezaron con reuniones en casa. Ya por Septiembre del 2008, habían logrado desfalcar lo suficiente para construir su propia lujosa “Comunidad de Dios”, localizado en Petrolera, el barrio mas acaudalado de la ciudad. “Cash” Luna y su esposa Sonia, llegaron desde Guatemala en su jet privado (el Westwind) para inaugurar su nueva franquicia, bendecir la estructura y ungir a sus escogidos.

Comunidad de Dios

La pareja seguía la formula de “Cash” Luna; tenían políticos poderoso y empresarios exitosos como amigos, automóviles prestigiosos, residencias lujosas, muebles costosos, objetos valiosos, cajas de joyas y caletas de efectivo.

Durante sus “Noches de Adoración y Milagros”, Claudio conjuraba sanaciones, expulsaba demonios y zapeaba a todos con sacudónes del Espíritu Santo. La mayoría de gente creía que Claudio había sido poseído por el paladín guatemalteco de milagros y que era la personificación mexicana del mismo “Cash” Luna. Las imágenes de Claudio se veían en vallas, sobre autobuses, en vídeos y en la televisión y sus seguidores se multiplicaban como brotes incontrolables de ébola.

Claudio era famoso en el pueblo. En menos de ocho años, había adquirido tanto poder económico, que era envidiado igualmente por los evangélicos, Católicos y agnósticos, ateos y satanistas. A menudo montaba eventos culturales/recreativos, con el propósito de promocionarse. Había trabajado como comisionista para la familia de la actriz Salma Hayek y al llegar a ser pastor evangélico, tenía las manos metidas en todo. Su negocio más rentable era su iglesia, pero también era dueño de autobuses, placas de taxi y otras empresas.

Algunos veían a Claudio como un santo, pero muchos lo despreciaban porque era un seductor. Seducía abiertamente a jovencitas menores de edad y lo mas joven, mejor le gustaba. En otras palabras era un pedófilo. Doña Ada recuerda que; “Se ponía de buen humor cuando alguien le presentaba a las jovencitas . . . cerraba su Biblia y se las llevaba a comer . . . Tristemente, dejó este rincón del mundo sin vírgenes”.

La biografía de Claudio es un historial de numerosos pecados. Había salvado de la perdición a unos que otros, pero cuando murió, la mayoría de ciudadanos y vecinos de la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz, México, estaban agradecidos que Dios se lo había llevado y al fin liberado al pueblo.

Lo ocurrido

Lunes el 17 de Junio de 2013 . . . Como a las 7am, Lucy preparaba el desayuno en la cocina, cuando 3 hombres encapuchados entraron a la casa. La amenazaron con un cuchillo, ataron sus pies y manos con cinta industrial y la amordazaron. Luego, subieron las gradas al segundo nivel donde Claudio estaba acostado y lo atacaron con un cuchillo.

Desde la cocina, Lucy oyó a Claudio rogando por su vida, pero esto resultó ser en vano. A Claudio lo ejecutaron. Le cortaron la vena yugular, rebanaron su pene, desenterraron sus testículos y lo apuñalaron 25 veces en el área genital. Luego, los asesinos encapuchados dejaron la casa como entraron, sin haber cortado alguna reja, forzado alguna chapa, roto alguna ventana, disparado la alarma o alertado al perro.

La Pastora Lucy

Mientras tanto . . . Lucy esperó hasta las 9am, la llegada de la sirvienta “Evangelina Martínez Porfirio”, quien la desató. Juntas subieron las gradas, inspeccionaron la escena donde Claudio reposaba en un charco enorme de su propia sangre y sin verificar que su marido estuviera todavía vivo, Lucy bajó las gradas a la cocina, sacó el celular de su bolso y llamó al servicio de emergencia.

Las autoridades llegaron a las 9:40am., encabezados por el Sub-Procurador Regional, Jorge Yunis Manzanares. Lucy, siendo la única testigo, dijo que los atacantes “no se habían llevado nada”, sin embargo, Yunis Manzanares inmediatamente declaró que; “ese tipo de crimen, era típico de los numerosos robos que ocurrían en la ciudad”.

Sorprendentemente, la policía mexicana no se robó nada, aunque había dinero tirado por todos lados, ya que el día anterior, siendo el Día del Padre, Claudio había recibido más de 3 millones de Pesos mexicanos (USD $300 mil dólares) de sus seguidores, y ni hablar de las numerosas joyas de Lucy, los chunches de oro y los diamantes personales de la pareja, dentro de la casa.

El funeral

El día siguiente siendo un martes, empezaron los preparativos para el entierro. Cientos de fieles, amigos y parientes llegaron a la “Comunidad de Dios”, para darle el último adiós al amado Líder Espiritual. La gente no cabía y la mayoría se acomodó en el área del parqueo y sobre las aceras afuera.

“Cash” Luna llegó temprano desde Guatemala en su jet privado y a la altura de su talla, pronunció el elogio; “Era un ser amado, querido, un héroe de la región . . . valuado. . . . debemos ser Cristianos fieles . . . los “Obispos” y los que “enseñan la palabra”, merecían “doble honor” y que; “La comunidad será un ejemplo para la ciudad, el estado y todo México . . . paciencia hasta que Lucy se ajuste . . . no sean mal-agradecidos e impacientes . . . lo que se necesita ahora es fe y lealtad”. El señor Luna aquí, tenía las manos bien metidas al fuego.

El complot que se desarrollaba, era como dijo Hamlet cuando le preguntaron donde estaba Polonio, a quien acababa de haber asesinado; “No está donde come, pero donde comen. Una conferencia de gusanos lo están comiendo ahora. . . Engordamos a las criaturas para alimentarnos y nos engordamos para que los gusanos coman cuando morimos. . . . el hombre pesca con el gusano que comió a un rey y entonces come el pescado que pesca con ese gusano . . . Eso nos enseña que un rey puede pasar por las entrañas de un mendigo . . . No diré más”.

Luego . . . El féretro de Claudio salió rumbo a “Lomas de Paz”, con los infieles y curiosos alejados. Lucy, vestida como estrella de cine, se subió a una camioneta lujosa. Acompañada de su familia y varios pastores, se volteó hacia la multitud y les dijo; “Estoy tan agradecida a todos los que comparten esta pena conmigo. Les agradezco a todos por su apoyo . . . gracias, gracias, gracias”.

El caos reinaba afuera del cementerio. Solo los verdaderos cristianos eran permitidos entrar. Enormes filas se formaron en la entrada. Cientos de automóviles bloqueaban las calles. “ . . . todos en Coatzacoalcos hablan mal de la “Comunidad de Dios” . . . discriminan a la gente . . . las cosas se les irán de mal en peor . . . porque no somos ricos”, gritaban los inconformes. Como circulaban miembros de la prensa, finalmente dejaron entrar a todos.

A las 11am, el cofre de Claudio llegó al mausoleo. Entre llantos, lágrimas y gritos, dijeron palabras, cantaron canciones y prometieron a todos, que Claudio los “protegería desde los cielos”.

“Cash” Luna, parado al lado de Lucy, les dijo que la siguieran apoyando; “sin importar las consecuencias” ya que era; “Una predicadora maravillosa, una persona magnífica, una gran madre y una esposa ejemplar . . .”.

Los aplausos intensos, globos blancos, arreglos florales y las filas de honor, le pelaban a Lucy y no le interesaban. Ella se había retirado. Lo más pronto rompía vínculos con Claudio, más feliz estaría.

La declaración de Lucy ante la fiscalía

Viernes el 21 de Junio del 2013 y casi cien (100) horas (cuatro días) después del brutal asesinato de Claudio, Lucy finalmente decidió presentarse a media noche en la oscuridad, a la oficina del Procurador, para rendir su primera declaración. Cuestionada sobre su tardanza dijo; “La razón que me tardé tanto en venir es porque nadie me asesoró hacerlo, estaba confundida y adolorida”. Había practicado bien su versión de eventos que contó.

El Procurador, ciertamente le había extendido a Lucy, un período de gracia inusual. Cualquier otro ciudadano en el estado de Veracruz, habría sido arrebatado por un pelotón de policías y torturado en los genitales con aparatos eléctricos, antes de ser llevado confesión en mano, a la Procuradoría con su legendaria cortesía.

Declaración de
Lucy Martínez
21 de Junio del 2013

(Impersonal – desconectado del evento horroroso)

Me levanté como todas la mañana para hacerle el desayuno a mis hijos, los lleve a la escuela, regresé y metí mi camioneta al garaje, subí al cuarto en donde se encontraba Claudio dormido debido a que una noche anterior festejamos el día del padre dentro de la iglesia, intente dormir pero no pude, me desperté y me fui al mercado a comprar pollo y verduras para comer, regresé a mi domicilio y cuando entré a la casa noté que la puerta de empuje que tenemos estaba abierta”.

Ahí me encontré con la presencia de dos sujetos quienes al verme se me fueron encima, entre ellos acordaron amarrarme y uno sacó una cinta industrial de color gris la cual vi al momento en que me taparon la boca, seguido de las manos y los pies, con una navaja blanca me cortaron el vestido, un vestido de flores azules en forma de bata que llevaba puesto”.

El hombre que se había quedado a mi lado mientras él otro subía por las escaleras me dijo que si me movía me iba a matar, temerosa de sus amenazas me quede helada, en eso vi como el otro sujeto subía por las escaleras y escuchaba la voz de mi esposo, era una voz de dolor y aunque nos han enseñado defensa personal, yo no lograba distinguir lo que él decía porque aparte yo estaba muy asustada y llorando, además que Claudio sabía que no hay que poner resistencia al momento de un asalto, al poco tiempo el silencio fue profundo para entonces los dos hombres ya estaban en la recámara que todos, es decir mi esposo, hijo y yo compartíamos, debido a lo costoso de los recibos en relación a la luz”.

Vi como los hombres bajaron nuevamente me hice la desmayada y uno de ellos se dirigía hacia a mí, lo que provocó que hasta me hiciera pipí encima, en eso el otro hombre que lo acompañaba dijo que ya me dejara porque podía venir alguien, entonces avanzaron hacia la puerta principal y se fueron, debido a mi llanto la cinta se despegó y pude pedir ayuda, gritando Claudio ayúdame” sin recibir respuesta, vi como el reloj que tenemos en la cocina avanzaba hasta llegar la hora en que nuestra empleada doméstica de nombres Evangelina Martínez Porfirio llegaba a laborar, entonces le pedí ayuda, me desató y las dos nos dirigimos a la recámara en donde encontramos el cadáver del pastor”.

Durante el interrogatorio de Lucy, se notaron numerosas discrepancias. Lucy sabía mucho más de lo que contaba y su relato era poco creíble. Nunca produjo como evidencia, el vestido rasgado ni sus calzones apestosos y orinados.

La sirvienta testificó que; la cinta era de color café y no de color gris, que no tenía cinta sobre la boca cuando encontró a Lucy y no había algún retazo sobre el piso. Menos creíble aún, era la idea que los asesinos de Claudio, contaran con que Lucy repentinamente fuera al mercado a comprar pollo y verduras, como parte de su plan de asesinar a Claudio.

En la Iglesia

Domingo el 23 de Junio del 2013, la “Comunidad de Dios” celebró su primer servicio sin Claudio y Lucy llegó acompañada del pastor Hugo López, la mano derecha de “Cash” Luna. Vestida de negro y sin lágrimas, le pidió a la congregación que ignoraran los “rumores asquerosos y chismes jugosos”, que se habían disparado, mientras seguía desfalcando a sus seguidores con impunidad y recontando públicamente, diversas versiones de lo ocurrido, para que todos le sintieran lastima.

Flanqueada por sus administradores y ancianos, Lucy pidió que cuidaran de ella y su familia y les lavó los pies en público, para así purificar sus almas. Lo más conmovedor fue la carta escrita por Claudio días antes de su muerte, que decía que si algo le pasara a él, “Dejaba la iglesia bajo el auspicio de “Cash” Luna”, con Lucy como encargada, hasta que sus hijos, Brandon y Claudio Jr., llegaran a ser adultos y capaces de conducir los “Servicios de Oración” en la iglesia”. ¡Que descaro!

Lucy se encarga de todo

Lucy ya celebraba su nueva libertad y estatus de viuda soltera. Sometida al alcoholímetro cuando conducía, resultó sobre el límite y recibió una multa, pero sus conexiones poderosas lograron que esto no saliera a la luz en los periódicos. También fue vista acompañada de su nueva pareja, un tema que venía desde mucho antes de que Claudio fuera ejecutado.

El 26 de Junio de 2013, apenas nueve(9) días después del asesinato de su marido, trabajadores supervisados por Lucy, cargaron un camión enorme con todas sus pertenencias, ignorando completamente las cintas y rótulos que señalaban la casa como una “escena de crimen”.

El Código Penal de Veracruz (Código 214) dice; “Ningún acto de dominio es permitido por los dueños, depositores, interventores o administradores, durante el proceso de un caso penal…”. En otras palabras, Lucy borró toda evidencia y como dicen en Francia; “todo asesino regresa a la escena del crimen”.

Lucy remata las propiedades de la iglesia

A pocos días, Lucy dimitió a los líderes de la “Comunidad de Dios” y varios dejaron la iglesia, indignados. Los cinco servicios dominicales se redujeron a cuatro y como resultado, el flujo de diezmos disminuyó. Luego remató la casa matrimonial, el parqueo de la iglesia y otros bienes, sin importarle las consecuencias. La misma oficina de la Procuradoría quedó impotente. Protegida por sus poderosos amigos evangélicos, Lucy hizo lo que quiso, mientras que “Cash” Luna, untaba a los titubeantes, para mantener su lealtad. (conforme fuentes confiables del Guatemala Chronicle)

Un motivo posible y teoría muy dudoso

Todos los estudios y datos estadísticos en este tipo de crimen, apuntan a un motivo pasional por alguien muy cercano a la víctima. Información filtrado por los investigadores, reveló una relación sexual entre Claudio y la muy joven; “atractiva, morena, elegante y coqueta” hija de un alto funcionario gubernamental domiciliado en Coatzacoalcos.

Enfurecido, el funcionario había confrontado a Claudio sobre su conducta y Claudio le había respondido acaloradamente; “Puedes tener mucho poder, pero yo tengo mucho dinero”. El funcionario supuestamente contrató asesinos profesionales, quienes durmieron dentro de la casa la noche anterior con el propósito de asesinar a Claudio Martínez. “Habrían podido matar a Lucy, pero esa cláusula no estaba incluida en el contrato” dijeron. A los pocos días, Claudio reposaba en un charco enorme de su propia sangre, acompañado de su pene y testículos sobre la otra almohada.

El motivo y secuencia de eventos mucho más probables de este crimen

Puede ser que Lucy haya conspirado con el alto funcionario, pero es mucho más probable, que el motivo de la ejecución genital-céntrica de Claudio, haya sido por los amores y cariños dentro de la cuna familiar, ya que Claudio mantenía una relación sexual con su propia sobrina, la muy joven hija del hermano de Lucy y la había embarazada.

Esto le habría dado a Lucy, una motivación muy poderosa ya que; “El infierno no tiene furia, como la de una mujer desdeñada por su sobrina, menor de edad” y además, Lucy estaba harta de las infidelidades en serie de Claudio, y anhelaba verlo desterrado de la faz del planeta.

Es mucho más probable, que la secuencia de eventos ocurrió así: Lucy drogó a Claudio temprano en la mañana, cuando le llevó un café. Se llevó los niños al colegio, mientras esperaba que las drogas empezaran a tomar efecto, y cuando regresó vio que necesitaba esperar más tiempo. Impávida, se fue al mercado a comprar comida para darle más tiempo a las drogas, que tomaran efecto. Al regresar, le dio un puyazo a Claudio y vio que no respondía.

Sabiendo que el momento era ahora o nunca, Lucy bajó las gradas nuevamente, sacó el cuchillo que había seleccionado previamente y corrió de nuevo hacia el segundo piso. Primero le cortó la yugular a Claudio, para sacarle el pleito y deshabilitarlo. En su rabia incontrolable, se lanzó hacia el área genital de Claudio y empezó a apuñalarlo, apuñalarlo y apuñalarlo, hasta que estaba casi exhausta.

Cada puñalada, era en venganza por una infidelidad conocida de Claudio. Durante su ataque frenético, se le ocurrió cortarle ese pene asqueroso e infiel y viendo que resultó tan fácil, decidió des-enterrarle los testículos también. Esta venganza espectacular de Lucy era de una mujer, esposa y madre, que había sido desdeñada de manera serial.

Terminada la ejecución, Lucy se limpió, se cambió al vestido floral, escondió su ropa sangrienta y el cuchillo, dejó abierta la puerta de la casa, se ató con la cinta en la cocina y se sentó a esperar un rato para que llegara la sirvienta.

Lucy había solucionado dos problemas; Había eliminado a su esposo el cogedor serial de jovencitas menores de edad y estaba libre para continuar con sus propias infidelidades con su guardaespaldas, a quien examinamos más adelante, y con su mentor “Cash” Luna, con quien a menudo buscaba consejo espiritual y comfort, sobre las infidelidades de Claudio.

Félix Lorenzo Hernández, el jardinero hondureño de la pareja, testificó que había visto y escuchado numerosas peleas acaloradas y gritaderas entre Claudio y Lucy durante los tres meses anteriores y estaba presente durante las últimas dos riñas, una de las cuales había ocurrido solo días antes. El jardinero no sabía nada sobre el asesinato, ya que llegaba a trabajar los lunes a las 10am y esa mañana, estaba “tan sorprendido como los demás”, a lo que llegó a encontrar.

Lucy pretende desviar la culpa

Los diversos relatos de Lucy la estaban hundiendo. Los enemigos de Claudio, ahora eran los amigos de Lucy, porque “Les había hecho un gran favor a tantas personas”. Así que los líderes espirituales de Coatzacoalcos se aglutinaron, para asegurarse que la justicia en Veracruz fuera rápida y eficiente y al mismo tiempo, necesitaban desviar la culpa.

Los Acusados

Al otro lado del pueblo, el sindicato de electricistas estaba en conflicto con la CFE (Comisión Federal de Electricidad), sobre acusaciones de corrupción y que en las próximas elecciones, la “Comunidad de Dios”, votaría en bloque, en contra del gobierno del día.

Cuatro empleados del sindicato, señalados como alborotadores, fueron seleccionados como los chivos expiatorios para Lucy; Adrian Zaldivar Valencia, Felipe Vicente Córtes Rodriguez, Roberto Lara Velásquez y Jorge Arturo Jara García. Secuestrados por la policía, fueron llevados a lugares desconocidos y torturados durante tres días, con toques eléctricos a sus genitales y cuerpos.

Durante la tortura, los cuatro confesaron haber ejecutado a Claudio y firmaron confesiones diciendo que habían “visitado la casa de Claudio para asustarlo”, sin tener la intención de “matarlo o robar alguna cosa”. Armados con esta evidencia contundente, los cuatro fueron presentados frente al juez Ignacio Ochoa Jiménez, quien inmediatamente los declaró culpables. Las autoridades estaban eufóricos con los “resultados de esta investigación” y no creían su buena suerte. Ni hablar de Lucy.

Frente al juez, todos los acusados negaron las acusaciones. Jara Gómez los acusó de inventar la verdad; “Nunca he tenido el gusto de conocer al Pastor y mucho menos razón para matarlo . . . he sido amenazado que si yo no sigo al pie de la letra esas declaraciones apócrifas lo voy a lamentar toda mi vida . . . Temo por mi familia y temo por vida . . . se me dijo que . . . ese personal regresaría por mi”.

Como resultado de esta farsa, el sindicato bloqueó las carreteras de la ciudad durante varios días y las familias de los acusados acusaron al Procurador de haber exculpado a Lucy, con chivos expiatorios.

De buena suerte para los acusados, el 10 de Diciembre del 2013, el juez federal mexicano, Fidel Quiñones Rodríguez ordenó que el juez estatal, Uriel Domínguez Colio, “revisara el caso e ignorara los testimonios dados bajo tortura”. Aunque la justicia es lenta en México, en Junio del 2014, los acusados fueron finalmente absueltos, puestos en libertad y recompensados económicamente.

Pero . . . para Lucy, este resultado era muy malas noticias y muy decepcionante, porque la brújula de culpabilidad, volvió a apuntarse hacia ella.

Lucy cambia su testimonio

Pastora Lucy – Segunda Declaración

El 30 de Agosto del 2013, Lucy llegó al juzgado como una estrella de cine, para actualizar su relato y a carear a los cuatro acusados. Durante cinco horas, Lucy expandió y rectificó su testimonio previo. Ahora dijo que robo era el móvil del crimen y que se llevaron $10,000 Pesos mexicanos de la caja fuerte, un reloj valorado en $12,000 Pesos mexicanos y los gastos de emergencia en una billetera de Claudio.

Dijo que estaba muy impresionada por el robo y asesinato de su marido y que ahora reconocía a dos de los agresores por sus cejas, ojos y gestos. El abogado de los chivos le recordó que el 17 de Junio, dijo que habían tres agresores y que ahora decía que fueron dos y que había dicho en público que se habían “llevado la caja fuerte”.

Atrapada en su telaraña de mentiras, Lucy intentó desviar la culpa otra vez, cuando produjo una carta anónima y espuria que dijo haber recibido el 20 de Junio del 2013, que no le entregó al Procurador hasta el 1 de Julio del 2013, nombrando a Irvin Carmona, Diana Torres Estrada, Antonio Alor Solís e Isaac Sosa, como los responsables del crimen. Nadie se molestó investigar o darle continuación a esta mentira, porque nadie la creía.

Durante el careo entre Lucy y los chivos expiatorios, se levantó un alboroto dentro del juzgado cuando pillaron a los abogados de Lucy y al Procurador, induciendo a Lucy que identificara a dos de los acusados como los responsables del asesinato. Para ofuscar sus hechos, Lucy fingió un espectacular desvanecimiento.

El abogado de los acusados, Enrique Rentería Zavaleta, declaró que durante su interrogatorio, Lucy había; “Contradicho tanto su testimonio previo, que hasta ahora no se había establecido un móvil del crimen”.

El Martes, 3 de Diciembre del 2013, le tocaba declarar a la sirvienta “Evangelina Martínez Porfirio”, pero no apareció. El 10 de Diciembre del 2013, la encontraron misteriosamente asesinada con un bate o garrote en la ciudad de Villahermosa. Nadie ha investigado la muerte de Evangelina, pero es muy probable que Lucy estaba en Villahermosa durante esas fechas.

El 9 de Diciembre del 2013, los abogados de Lucy, Mario Castaneda y Asociados, anunciaron que habían; “Cesado de proveer servicios legales a la Pastora Lucy”, y puntualizaron que; “Ellos, ya no tenían ninguna relación con ella”.

En Abril del 2014, Lucy cobró un seguro de vida valorado en USD 3 millones de dólares por la muerte de su marido e inició un Juicio Intestamentario para quedarse con todo. El juez José Luis Guevara Coubert falló a su favor en menos de quince días, algo que en México, normalmente tarda hasta un año. Lucy se había apropiado y robado todo. Ni le interesó conocer el destino de los cuatro electricistas, falsamente señalados de la muerte de su marido.

En Junio del 2014, la Pastora Lucy se esfumó de Coatzacoalcos y al rato fue vista en Miami viviendo la vida loca antes de viajar a Guatemala, donde estuvo bajo la protección de “Cash” Luna. El Guatemala Chronicle mandó una serie de preguntas detalladas por correo electrónico al “CIEM” (Centro Internacional de Estudios Ministeriales), sobre su relación actual con la Pastora Lucy y la “Comunidad de Dios”, pero Marly de Armas, la encargada del departamento de comunicación de la “Casa de Dios”, no le dio seguimiento a nuestra solicitud.

“Cash” Luna no es un hombre estúpido y debe sospechar a fondo que la Pastora Lucy asesinó en sangre fría a Claudio y a Evangelina”. Para desembarrar un poco el imagen de los evangélicos, debería aconsejar a Lucy que se entregue y admita sus crímenes. Al no hacerlo, el señor Luna se vuelve un encubridor y cómplice de crímenes capitales.

Parafraseamos; “Me avergüenza que los criminales evangélicos, envueltos en sus abrigos de visón y corbatas de seda, permanezcan libres, mientras beben martinis y disfrutan del amanecer del sol. Me siento indignado, todos estos pastores creyéndose reyes, con sus joyas, aretes y aros en la nariz, gobernando las vidas de miles, desde Tierra del Fuego hasta París. Gran negociadores, sanadores falsos y odiadores, maestros del engaño y la propuesta. Portan el manto de decencia, todos no-creyentes y ladrones de hombres, que hablan en el nombre de Dios”. (Bob Dylan, cantautor y ganador del Premio Nobel)

Actualización de esta investigación:

Gustavo Martimez Vincent

Informes recibidos entre Septiembre del 2014 y Mayo del 2015, revelan que la pareja sentimental de Lucy es su guardaespaldas Gustavo Martínez Vincent, con quien estaba ligada mucho antes y a quien Claudio había corrido de la iglesia. Hoy día comparten un nido de amor, instalado por la Pastora Lucy en el puerto de Veracruz.

Originalmente, un político menor del Distrito Federal y ex-policía de Poza Rica con deudas impagables, Martínez Vincent montó un auto-secuestro para solventar sus problemas económicos. Luego apareció en Coatzacoalcos y llegó a la iglesia de Claudio en el 2012, con su padre, madre y hermanas, donde se ofreció como encargado de seguridad.

Al principio, Martínez Vincent se volvió un hombre de confianza de Claudio, pero luego un dolor de cabeza, conflictivo y de total desconfianza, pero no así para Lucy. En Abril del 2013, Lucy viajó a Nueva York a un desfile de modas y regresó a la ciudad de México, a donde llegó Martínez Vincent. Al enterarse Claudio, los cabecillas de la “Comunidad de Dios” se reunieron y el cónclave concluyó muy molesto, con las mujeres en llanto y el destino de Lucy, incierto.

Meses antes del asesinato, Claudio reprendió a Martínez Vincent por pedir prestado, cantidades fuertes de dinero a miembros de la iglesia que debía pagar pero no lo hacía. Martínez Vincent le exigió a Claudio que asumiera las deudas y le dio plazo de fecha 15 de Junio del 2013. Claudio fue asesinado el 17 de Junio.

El Pastor Cande, segundo encargado de la “Comunidad de Dios” bajo Claudio, conoce la verdad de los hechos, pero él se fue de la iglesia y de la ciudad de Coatzacoalcos con todo y su familia, amenazado de muerte por la persona más allegada a la Pastora Lucy.

Martínez Vincent es una personaje clave en los hechos y las autoridades mexicanas ni siquiera lo han llamado a declarar. El Procurador Luis Ángel Bravo Contreras y el Sub-Procurador Javier Carrillo Almeida, se han tomado una siesta permanente sobre este caso, pero el Guatemala Chronicle lo sigue con mucho interés, porque es un caso de impunidad descarado.

Un mensaje clavado en su cuerpo lo señala de haber protagonizado asesinatos y secuestros en Coatzacoalcos/ Foto Plumas Libres

Cartulina de los “supuestos” Zetas

 un sujeto de unos 35 años de edad fue encontrado muerto  en una cuneta de la autopista Cosoleacaque-Acayucan, semidesnudo con el tiro de gracia en medio de los ojos, señas de tortura, golpes en diversas partes del cuerpo y los ojos tapados con cinta. Trasladado a las instalaciones del SEMEFO, permanece en calidad de desconocido.

Un mensaje en una cartulina, clavada con un puñal en su espalda le atribuía  numerosos crímenes y decía; “Marino: Esto te pasó por asesinar al pastor Claudio Martínez, el 17 de junio de 2013, por secuestrar a la señora y a su hijo, la familia del ingeniero de ICA. Por el secuestro del ingeniero de Etileno, por el contratista que levantaste cerca del IFE, por la señora que secuestraste en Tacoteno, por la señora y su hijo de 14 años que secuestraron en Coatzacoalcos. La letra no secuestra, hacemos limpia de secuestradores y extorsionadores, atentamente Los Zetas“,

Aunque los Zetas son culpables de muchos eventos violentos, no existe ninguna evidencia que se involucren en “asesinatos por pedido” de pastoras evangélicas. Ademas, los Zetas normalmente usan armas de fuego para cometer sus fechorías y no usan cuchillos filudos de la cocina, como en el caso del pastor Claudio Matínez, así que podemos clasificar esta pista tan obvia, como totalmente falsa.

Pastora Lucy – Predicando

Mientras tanto, la Pastora Lucy sigue predicando en su iglesia, aparece en la televisión, habla mucho de las maravillas de Dios, sigue desfalcando económicamente a la gente y baboseando a los que creen cada mentira que sale de su boca.

El asesinato de Claudio sigue impune, mientras esta mujer sigue libre. ¡INCREIBLE!

https://www.guatemalachronicle.com

Comparte:

Tags: , , , , , , , ,

More Stories From Investigaciones