Go to ...




RSS Feed

September 22, 2017

La operación terrorista de ISIS en Guatemala, que falló


Comparte:

Conforme documentos recientemente desclasificados a las que tuvo acceso el Guatemala Chronicle, dos (2) terroristas de ISIS llamados Mahoma [apellidos clasificados] del Medio Oriente y de ciudadanía incierta, llegaron a Guatemala en un vuelo de Aero-Mex, originado en Turquía, con cambios de vuelos e identidades en Qatar, Yemen, Tel-Aviv, La Habana, Caracas y el DF en México.

Los documentos revelan que los Mahomas venían muy bien entrenados. Eran conocedores de las idiosincrasias, aprecios y defectos de los guatemaltecos, de su historia y geografía, hablaban bien el español y tenían toda la información necesaria para ejecutar el “castigo de Alá”, por medio de un ataque terrorista exitoso en la Ciudad de Guatemala, en contra de tantos guatemaltecos infieles.



HUMOR © Prof. Maurizio Colombo, Editado por J. Russell – Guatemala Chronicle, Junio, 19, 2017
Puede Citar/Copiar/Compartir este artículo, siempre que incluya un enlace a esta página


Aquí los hechos:

Domingo, 23.47 horas
Después de treinta y seis (36) horas de vuelo, los Mahomas finalmente llegan al aeropuerto internacional de La Aurora en la Ciudad de Guatemala. Sus maletas han sido extraviadas por Aero-Mex y nadie sabe como o donde. Aero-Mex declina toda responsabilidad sobre la pérdida del equipaje. Un empleado guatemalteco les aconseja regresar el día siguiente: “Tal vez tengan algo de suerte . . . ”.

Al salir del aeropuerto, los Mahomas se suben a un taxi blanco y le piden al taxista (abusivo) que los lleve al hotel [nombre clasificado] barato en la Zona Uno. En el espejo retrovisor, el taxista ve que son extranjeros y los pasea por la ciudad durante más de dos horas. Como no se quejan, el taxista decide adelantar su “Bono 14” y los lleva al barranco residencial de “La Limonada”, donde se sube un cómplice, roban a los Mahomas y les dan una paliza. Luego, los entregan a las vendedoras de “La Terminal” y los acusan de haberlos robado. Las señoras les dan otra terrible paliza.

Lunes, 4.30 horas
Los Mahomas logran escapar de la furia de las damas delicadas de “La Terminal” y finalmente llegan al hotel [nombre clasificado] de la Zona Uno. A la vuelta del hotel, alquilan un carro de la compañía Hertz (porque ellos aceptan efectivo y no hay que enseñar una licencia) y se dirigen hacia el aeropuerto, pero frente al Centro Cívico, una manifestación de maestros al cual se unieron los pensionados y las viudas (de ambos bandos) de todos los pasados conflictos armados y los artistas de todas las disciplinas que reclaman más espacios y visibilidad a las insensibles e incapaces autoridades, donde se quedan atrancados, no pueden pasar y pasan horas parados en el trafico.




Lunes, 19.30 horas
Los Mahomas regresan por la 7a Avenida de la Zona Uno y deciden que para poder moverse más fácilmente, deben cambiar unos billetes de USD100 dólares que llevan ocultos en rollos gruesos dentro de unos condones. Por los dólares, los coyotes les dan billetes de Córdobas, Lempiras, Pesos y Quetzales falsos, asegurándolos que en Guatemala, se usan todas esas monedas donde sea.

Martes, 15.45 horas
Los Mahomas finalmente logran regresar al aeropuerto de La Aurora, preguntan sobre sus maletas, pero no hay noticias. Planean secuestrar un avión y estrellarlo como plan “A”, sobre la Torre del Reformador y su plan “B” es estrellarlo sobre las torres del Banco Industrial en la Zona Cuatro.

Sin embargo, los Mahomas no cuentan con que los pilotos y el personal de tierra de las líneas aéreas y los técnicos de la torre de control están en huelga, porque reclaman que se les triplique el sueldo y trabajen menos horas. El único avión disponible para su plan y ya sobre la pista, es un viejo, destartalado y pequeño avión charter, destinación Belice, que ya lleva 18 horas de atraso por la huelga . . . los pasajeros están acampados en la sala de espera, donde gritan insultos en contra del personal del aeropuerto y el gobierno. Cuando finalmente llegan las fuerzas anti-motines, disparan unos gases lacrimógenos y le dan una paliza a los “líderes de los pasajeros descontentos”. Al identificar a los dos Mahomas con aspecto árabe, la paliada es btrutal.

Martes, 19.05 horas
Finalmente regresa la calma dentro de la terminal. Los dos “siervos de Alá”, cubiertos de sangre, se acercan al mostrador del vuelo para Belice y finalmente adquieren dos boletos después de que les rechazan todos los Córdobas, Lempiras, Pesos y Quetzales falsos, pero el que les vende los pasajes no les dice que el vuelo fue “cancelado hace horas”.

Martes, 21.30 horas
A estas alturas los Mahomas están exhaustos y decepcionados. Discuten y no saben si continuar o no . . . no saben si destruir la Ciudad de Guatemala sería un acto de terrorismo, o si sería un acto de caridad. Contemplan robarse un camión de la empresa Aguas Salvavidas y atropellar a alta velocidad al mayor número de ciudadanos inocentes, para acabar con sus vidas y crear un gran espectáculo. Pero, al leer “Nuestro Diario” inmediatamente descartan este plan, al ver que esto ya ocurre a diario en la Ciudad de Guatemala. ¡Misión imposible!

Martes, 22.30 horas
Muertos de hambre, los Mahomas deciden comer algo, pero los restaurantes del aeropuerto La Aurora están todos cerrados. Desesperados, salen del aeropuerto en busca de comida. Los únicos lugares abiertos (es martes), son algunas cantinas y burdeles en la Zona Cuatro. Encuentran un vendedor (abusivo) de comida shuca frente a una casa de putas, que les prepara unas tortillas y panes con huevos (vencidos). Este rechaza el pago en Córdobas, Lempiras, Pesos y Quetzales falsos.

Miércoles, 4.30 horas
Bajo los efectos de una “salmonelosis fulminante” causada por los huevos (vencidos), los Mahomas siguen en el hospital San Juan de Dios, luego de haber esperado ser atendidos toda la noche en el pasillo de la emergencia. La “salmonelosis” solo habría durado unas 48 horas, si entremedias no les hubieran detectado los inicios de cólera-morbo, adquirido en el mismo hospital.

Como resultado de un error rutinario en el ingreso de los registros clínicos en los sistemas del hospital San Juan de Dios, a uno de los Mahomas terroristas le quitaron un riñón saludable (y lo vendieron en el mercado negro de riñones), y le instalaron un riñón infectado con Hepatítis B de un pastor evangélico recién fallecido y al otro Mahoma terrorista, le instalaron un doble marca-pasos de fabricación china (aunque usado estaba en buena condición), originalmente comprado en el mercado negro.

Domingo, 17.20
Luego de algunas semanas, por la escasez de camas, los Mahomas son dados de alta del San Juan de Dios. Confundidos, débiles y desorientados, salen a deambular por la ciudad y por el estadio Mateo Flores se encuentran con la turba de la barra brava de uno de los equipos del fútbol capitalino, que acaba de perder el partido. Estos, enardecidos, confunden a los Mahomas por hinchas del equipo rival y les propinan otra paliza. El energúmeno líder de los “ultras”, un tal “Nelson” (alias el “barreno”), abusa brutalmente y sexualmente de los dos “siervos de Alá”.

Domingo, 19.45
Finalmente los “ultras” dejan a los dos Mahomas en paz y por primera vez en sus vidas, deciden emborracharse (sabiendo que en su religión, es un pecado casi mortal,). En una cantina clandestina les dan de tomar una bebida alcohólica, adulterada con “metanol”. Los dos se desmayan en la calle y al rato, al mismo tiempo llegan los Bomberos Municipales y los Bomberos Voluntarios, e inmediatamente se arma un lío enorme con amenazas y apuestas de los dos lados, peleándose por posesión de los Mahomas.

A uno de los Mahomas terroristas lo llevan a un hospital en Escuintla y al otro Mahoma terrorista, lo regresan al San Juan de Dios. Los dos sufren de intoxicación y envenenamiento severo y las pruebas de sangre confirman que ahora también están diagnosticados positivos con HIV (Nelson no perdona).

Después de reencontrarse unos días después, los dos Mahomas terroristas escapan de Guatemala hacia México, escondidos en un camión repleto de enormes cerdos. Casi ciegos por el efecto del “metanol” ingerido previamente y padeciendo de un brote de numerosas infecciones, gracias al virus del HIV, juraron sobre Alá, las setenta y dos (72) vírgenes prometidas en el más allá y el prepucio del Ayatola, que “nunca jamás pensarán hacer algo en contra de algún país centroamericano, tan pacifico”.

Pero este juramento tan apasionado les vale nada, porque pasada la frontera con México, son interceptados por una “patrulla de inmigración anti-mojados”. Estos también les dan su “cuota de palizas” y los regresan a Guatemala, donde las autoridades fronterizas los encierran en una bartolina, por precaución.

Pensando que morirían allí mismo de sus heridas, infecciones, falta de comida y condiciones totalmente inhumanas, son rescatados por una pareja anciana de Testigos de Jehová y dos curanderos de “Cash” Luna, que los llevan a una casa privada donde los alimentan (engordan) con tortillas y chicharrones, donde son sometidos a un intenso programa de indoctrinación espiritual para salvar sus almas y convertirlos en un ejemplo del poder de Jesús, proclamando su “testimonio” a todo mundo.

Desesperados, los dos Mahomas terroristas se suicidan. En una ceremonia privada, decidieron inmolarse. Al lado de sus documentos de identificación, los pastores de “Cash” Luna encontraron una nota que decía “¡Allahu Akbar! Muerte a los infieles. Encomendamos a otros que se encarguen de quemar el Congreso de la República de Guatemala, con todo y los diputados en el pleno. ¡Allahu Akbar! ”.

P.D.

La suerte es irónica: El mismo día que los dos Mahomas terroristas se suicidaron, Aero-Mex finalmente encontró las maletas perdidas y los tenían listos para entregárselos.

Los amigos pueden ser tus enemigos: Resulta que los documentos de identificación de los dos Mahomas terroristas, los identificaban como ciudadanos Israelís y operativos del Mossad (Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales).

https://www.guatemalachronicle.com



Comparte:

Tags: , , ,

More Stories From Opinión