Go to ...




RSS Feed

November 21, 2017

La Fuerza Aérea Evangélica de Guatemala


Comparte:

Fuerza Aérea Evangélica == Los muertos no decían mucho, pero años más tarde, las fozas donde fueron arrojados revelaron cómo los indígenas Católicos fueron asesinados y mutilados por los evangélicos.

Desde la Conquista hasta 1873, el catolicismo era la única religión permitida en Guatemala. Algunos ingleses habían abandonado sus barcos, entrado a Guatemala desde Belice predicando el evangelio, pero rápidamente fueron deportados o ejecutados por la Inquisición en la ciudad de México, como le sucedió al Inglés John Martin, el hijo del sacristán de la catedral de la ciudad de Cork de Inglaterra.



INVESTIGACIÓN © J. Russell – Guatemala Chronicle, Actualizado Mayo 02, 2017
Es permitido Citar/Copiar/Compartir este artículo, siempre que incluya un enlace a esta página


Ese mismo año, el presidente Justo Rufino Barrios, emitió el decreto de “libertad de religión” e invitó personalmente a los presbiterianos a establecerse en Guatemala, con el propósito de frustrar el poderío de la jerarquía Católica que se oponía a sus grandes reformas.

Hoy, la mayoría de evangélicos en Guatemala son fundamentalistas y han convertido el decreto de Rufino Barrios en un Mandato Divino que es abiertamente hostil y rabiosamente anticatólico, con un resentimiento profundo a su legitimidad histórica, autoridad moral y unidad nacional. Al mismo tiempo proclaman que “los Católicos NO son cristianos “.

En 1982, cuando el general Efraín Ríos Montt se convirtió en el primer presidente evangélico de Guatemala, las fuerzas oscuras dentro de todo evangélico se desencadenaron en un extraordinario avivamiento espiritual que en-negreció la historia del país para toda la posteridad.

Fue un matrimonio hecho en el cielo. Su gobierno estaba repleto de evangélicos, miembros de su gabinete, diplomáticos, asesores, generales, ejecutivos de ONG y comandantes militares de campo y las iglesias evangélicas estaban llenas de misioneros, ancianos, pastores, predicadores y trabajadores laicos, todos ansiosos de matar a tanto cristiano católico como fuera posible.

Esta “coalición de dispuestos” incluía a; Ray y Helen Elliott, Jesse Camey y Ray Elliott Jr. de los traductores de la Biblia Wycliffe, Jorge Serrano Elías, Francisco Bianchi Castillo, Álvaro Contreras Valladares, Harris Whitbeck Piñol y Alfred Kaltschmitt, solo por nombrar a algunos.

Incluso, los miembros de los Ministerios de Música de las iglesias como la Iglesia de Elim y la Iglesia Verbo, dejaron sus himnos, guitarras y shofars para unirse a los escuadrones de la muerte que ejecutaban a Católicos.

Algunos de los evangélicos más rabiosos que sobresalen incluyen al distinguido racista Francisco Bianchi, quien declaró: “La mayoría de los indios son subversivos. . . ¿Cómo se deshace de la subversión? Obviamente, matar a los indios “. Un Pastor principales de la Iglesia Verbo, declaró desde el púlpito; “El ejército no masacra a los indios. Masacra demonios y los indios son poseídos por demonios. . . ”

Allí estaba Alfred Kaltschmitt, quien apareció en Guatemala en junio de 1982 desde Nicaragua, donde dice que trabajaba para “organizaciones de desarrollo”. Para Kaltschmitt; “La teología de la liberación no es bíblica, es extremista y degenerada, Satanás la usa para engendrar el extremismo en la iglesia y para promover la revolución”. Al examinar sus antecedentes, es muy probable que Kaltschmitt fue reclutado por la CIA de joven y es un soplón y planta entre los evangélicos.

Kaltschmitt sigue con nosotros hoy día, repitiendo su maldad ultraderecha en el diario Prensa Libre y es uno de los principales “negadores del genocidio en Guatemala”, que repite palabra por palabra, los dichos de los “negadores del holocausto”.

Otro desgraciado es Harris Whitbeck Piñol. Oligarca guatemalteca, miembro del consejo de la Fundación Behrhorst, ex militar estadounidense, político fracasado, influyente en Washington y asesor personal del presidente Ríos Montt, que era la membrana viscosa, entre los $1 mil millones de dólares prometidos por Pat Robertson y su Christian Broadcasting Network a los militares guatemaltecos. Robertson, por supuesto, se robó la mayoría del dinero y sólo envió unos cientos de miles de dólares a Guatemala.

Luego estaba el evangélico Chi-Dooh “Skip” Li, quien pasó por Guatemala en 1982, para ayudar a que las cosas se movieran; Hijo de un diplomático chino, nacido en la India y criado en Guatemala y Colombia, Skip nunca dejó la sombra de su habitación de su hotel en la ciudad de Guatemala, porque estaba asustado; “Fue en gran riesgo personal . . . El país estaba en medio de una sangrienta guerra civil, no había nadie en el avión, el aeropuerto estaba oscuro. . . Habían hombres armados por todas partes “.

En su hotel, “Skip” Li se reunió con los seis ancianos de la Iglesia Verbo y justos planificaron el saqueo a largo plazo de la zona de Ixil, en el corazón de la tierra maya.

Otros grupos de evangélicos que participaron en esa época fueron el FUNDAPI, Juventud con una Misión, la Iglesia Foursquare, Preocupación Mundial, Agua para la Gente y los Moonies.

De paso, World Concern (Pena Mundial) es una organización no gubernamental que ofrece píldoras para ayudar a las personas en los países del Tercer Mundo matar gusanos y parásitos intestinales. Compran las pastillas por 2 centavos cada uno y luego los venden a los países lombricientes  por $10 dólares cada uno.

Mientras que Water for People (Agua para la Gente) nunca ha provisto agua para nadie y su especialidad es mapear el terreno local y documentar cualquier recurso mineral, para su explotación en el futuro.

Esta coalición de cuervos y zopilotes incluía al reverendo Sun Myung Moon, quien abrió una oficina en Guatemala en 1982 utilizando varias fachadas como la WACL, CARP y CAUSA International, con sus respectivos escuadrones de la muerte. Durante las guerras guerrilleras en las montañas de Guatemala, El Salvador y Nicaragua, fue difícil diferenciar entre los Moonies, la CIA y los asesores israelíes. Moon y su Iglesia de Unificación en Argentina, se asociaron con el fugitivo nazi Klaus Barbie, para establecer el primer estado narco-nazi en Bolivia, en 1980.

En 1983, Nguyen Cao Ky (ex-presidente de Vietnam del Sur), Lloyd Buche (ex comandante de la Guerra de Corea) y Bo Hi Pak (hijo ilegítimo de Moon) asistieron a una conferencia de la CAUSA en la ciudad de Guatemala. Sería difícil reunir en la misma sala un grupo más despreciable y corrupto. Era como una reunión de la tríada. El siniestro CARP de Moon y su Iglesia de Unificación proporcionaron logística para el programa de pacificación de los indígenas mayas, operado por Alfred Kaltschmitt.

El 4 de agosto de 1982, Ray Elliott y Dwight Jewett de los traductores de la Biblia Wycliffe, Whitbeck Piñol, el Coronel Wohlers (americano) y el comandante de la Unidad 5-5 de la Unidad de Psicología antiguerrilla del Ejército guatemalteco, abordaron un helicóptero y se dirigieron a la zona de guerra.

Durante los cinco días siguientes, dondequiera que aterrizaban, Whitbeck Piñol y sus compañeros emitieron órdenes operacionales y transfirieron a comandantes militares de una área a otra, como ellos consideraron conveniente. Los evangélicos estaban a cargo.

Los indígenas fueron organizados en Patrullas de Autodefensa Civil (PAC) por el Ejército. Los Misioneros, Pastores y la élite evangélica trabajaban en los campamentos de la Aldea Modelo llevando a los indígenas a Cristo, mientras que el Ejército los entrenaba en el uso de técnicas de contrainsurgencia. Armados hasta los dientes, fueron enviados a patrullar el campo y matar a todos los Católicos de quien sospechaban ser simpatizantes de la guerrilla.

Para asegurar su lealtad, los indígenas convertidos recibían tarjetas de identidad de color verde, que los identificaron como evangélicos y aseguraba paso seguro entre los campos de concentración y sus campos de maíz. Sus mujeres y niños, fueron retenidos en los campamentos como seguridad adicional y la tarjeta de identificación evangélica, garantizaba que serían alimentados, una vez de vuelta dentro de la Aldea Modelo.

Congresistas y evangélicos americanos, llegaban a visitar las Aldeas Modelo y se maravillaban de su éxito. Los indígenas, bajo las instrucciones de Alfred Kaltschmitt y sus asistentes de la Iglesia Verbo, insistían que los indígenas sonrieran y fingieran que estaban felices viviendo en campos armados, como prisioneros, con comida limitada y toques de queda,  rodeados por decenas de soldados agresivs.

En febrero de 1983, CBS News reportaba que; “Israel no envió a congresistas, activistas de derechos humanos o sacerdotes para fortalecer su relación especial con Guatemala, sino que” les enseñó “a construir pistas y bases militares e instaló su red de inteligencia, ya probada en Cisjordania y Gaza . . . ” y la revista Time llegó a la conclusión que; “Las bases militares en la selva guatemalteca, son réplicas de los campos militares israelíes”.

El Coronel Gustavo Menéndez Herrera, no se iba a dejar por ningún gringo de mierda que lo criticaba y estaba mucho más al día sobre las operaciones de tierras arrazadas que él y sus evangélicos operaban: “Mis tropas utilizan equipos de comunicaciones israelíes, morteros, ametralladoras, equipos de batalla y Cascos “. El ministro de Defensa, Benedicto Lucas García, se jactó; “El soldado israelí es un modelo y un ejemplo para nosotros”.

La Fuerza Aérea Evangélica

Pero . . . Esta historia es sobre la Fuerza Aérea Evangélica, quienes fueron guiados por el Señor para ayudar a domesticar a los indígenas mayas y Católicos, que vivían en las areas montañosas de Guatemala.

Para 1982, la FAG (Fuerza Aérea de Guatemala) estaba totalmente inoperable, como recuerda Harris Whitbeck Piñol;  “El Ejército nos prestó un helicóptero. . . Para llevar senadores americanos a las tierras altas. . . Casi nos estrellamos. . . Le dije al congresista Jim Sensenbrenner (Wisconsin), que era culpa de los estadounidenses. . . Ya que no nos vendían repuestos “.

fag_reservaPara contrarrestar este problema, en 1982 un grupo de empresarios acaudalados y propietarios de plantaciones de café, todos evangélicos y propietarios de avionetas civiles, pidieron al entonces Presidente Efraín Ríos Montt, crear oficialmente la Reserva de la Fuerza Aérea Guatemalteca.

La Reserva de la Fuerza Aérea consistía en aproximadamente 70 aviones, Pipers, Cessnas y helicópteros Bell, todos pilotados por sus respectivos propietarios o pilotos, que no sólo proporcionaban su propio avión y todo el combustible necesario, sino que también transportaban regularmente personal militar y suministros militares para el Ejército  de Guatemala.

El núcleo de esta reserva, consistía en aproximadamente 35 aviones privados, piloteados por los mismos dueños y más fanáticos evangélicos, que voluntariamente realizaban misiones peligrosas para los militares, tales como vuelos de reconocimiento y ataques con bombas a posiciones enemigas.

Para poder bombardear y matar a tanto indígena maya como les fuera posible, estos temerosos hijos de Dios y piadosos evangélicos instalaron dispositivos en sus Cessnas y Pipers civiles que lanzaban bombas improvisadas con fusibles cortos. (En realidad eran minas obsoletas alemanas antitanque de la Segunda Guerra Mundial). Otros pilotos más cabrones, solo encendían el fusible a mano y lanzaban las minas antitanques por las ventanas de sus avionetas, aterrorizando a la población que huía (léase Católicos), en el suelo.

Muchos de los pilotos evangélicos, deseosos de hacer las matanzas más eficientes, retiraron las puertas de sus avionetas e instalaron ametralladoras de grueso calibre, así como diversas armas militares automáticas que usaban desde el aire, en contra de la población desarmada (léase Católicos) en la tierra.

Otras actividades de la Reserva incluía la aerotransportación de tropas militares hasta puntos de lanzamiento. Participaron en recuperar la base del Ejército y la pista de aterrizaje en Nebáj en Quiché, que había sido invadido por guerrilleros.

Durante esta misión, toda una flota de Pipers y Cessnas despegó de su base en San José y se dirigió a bombardear a los rebeldes antes de descargar por paracaidas desde el aire a las tropas que llevaban, sobre la zona de ataque. Ningún avión o tripulación militar estuvo involucrado en esta operación, sólo la crema y nata de los pilotos evangélicos.

La Fuerza Aérea Evangélica, llevó a cabo miles de  misiones sangrientas, pero todos los cristianos que participaron y colaboraron en esta sórdida actividad, rotundamente niegan que hacían algo malo. Corrúptos hasta la médula por su teología calvinista, resultaron ciegos a la diferencia entre el bien y el mal. Todo les era válido, siempre que protegiera sus intereses económicos y regresara a los despreciable “indios Católicos”, a la sumisión.

Los apologistas militares como Alfred Kaltschmitt, continúan negándolo todo y descaradamente afirman que el Ejército de Guatemala fue sido una “Institución Generosa, Amable y Humanitaria”, desacreditada por gente que se dedicada a darles un “mal rap”. Y que “. . . Las armas israelíes de grueso calibre cargados por los soldados guatemaltecos, realmente sólo eran unos “amuletos decorativos” usados ​​por los soldados los sábados por la tarde, cuando salían a coquetear y cantiñar a las patojas indígenas”.

Kaltschmitt y Whitbeck Piñol, recientemente fueron testigos presuntuosos de la defensa, en el reciente juicio de Ríos Montt sobre el genocidio, donde fue declarado culpable. La juez calificó el testimonio de estos dos caballeros como “propaganda” y ordenó que sus declraciones fuera descartadas, porque eran “totalmente no creíbles”.

“Conozco a algunas de las personas que estaban en esa Reserva. Les encanta jactarse de toda su “acción de combate”. Son unos farsantes y mentirosos y todo su “heroísmo” es paja”, dice Óscar Clemente Marroquín despectivamente, uno de los periodistas más respetados de Guatemala y editor del diario nacional La Hora.

Estos evangélicos pueden disfrutar de sus cuentos heróicos e idioteces, pero mataron a miles de personas, forzaron a los sobrevivientes a campos de concentración, convirtieron a sus prisioneros en nuevos evangélicos y luego los enviaron nuevamente a “matar a los Católicos”.

Hoy en día, Kaltschmitt y sus evangélicos, explotan  áreas enormes de la zona indígena maya Ixil, con 26 propiedades enormes propiedad de su Fundación Agros, co-fundada por el mismo “Skip” Li que mencionamos anteriormente. La guerra interna resultó muy beneficiosa para estos señores.

En Quiché y Huehuetenango, Kaltschmitt controla la vida cotidiana de más de 5.000 familias campesinas; Sus ingresos, cómo deben comer, cuándo deben dormir, qué cultivos pueden plantar y qué deben vender a su Fundación Agros y a que precios preestablecidos.

A su vez, Fundación Agros de Kaltschmitt, exporta a clientes no revelados, en países no revelados, a precios no revelados, como; “Green Mountain Coffee Roaster”, un proveedor de Starbucks, que año tras año declara pérdidas económicas, presenta falsos informes anuales y ha sido demandado repetidamente por fraude.

Los campos de concentración ya no se llaman Aldeas modelo. Hoy en día, son Agro-Aldeas y cada uno está centrado alrededor de una iglesia evangélica. Kaltschmitt se jacta; “Son . . . media iglesia, media empresa. . . Construidos sobre los restos de pueblos antiguos. . . Para atender el comercio nacional e internacional. . . Bajo el control de la Fundación Agros. . . Originalmente establecido con la ayuda del Ejército. . . “.

En esta versión actualizada de “El trabajo te hará libre” (Arbeit macht frei), solamente los indígenas evangélicos pueden ser miembros de las Agro-Aldeas. Los Católicos deberían estar muy agradecidos que están excluidos de esta obra de Dios.

La guerra civil de 36 años, cambió poco. Los indígenas Católicos en el área de Quiché, lograron finalmente que el ejército se quedara en los cuarteles y siguieron burlándose de los corruptos en la ciudad capital: “Afilaremos nuestros machetes, descenderemos en miles de las montañas y tomaremos la capital”.

Mientras tanto . . . Los indígenas evangélicos se han convertido en los vasallos sumisos de sus nuevos amos los evangélicos fundamentalistas y con tanta sangre en sus manos, su Dios nunca los perdonará.

El Ejército ” . . . Sigue en sus cuarteles para mientras, esperando instrucciones . . . ”

“Los muertos no decían mucho, pero años más tarde,
las fozas donde fueron arrojados, revelarían su historia “

http://guatemalachronicle.com

Comparte:

Tags: , , , , ,

More Stories From Investigaciones