Go to ...




RSS Feed

September 22, 2017

Escuadrones de la muerte finanaciados por el CACIF entre 1960 y 2012.


Comparte:

Desde la independencia de Guatemala en 1821, los gobernantes han usado “Escuadrones de la Muerte” y el asesinato como un mecanismo para gobernar el país y para deshacerse de sus enemigos políticos.

En 1954, tras la derrota de Jacobo Árbenz y la invasión de Carlos Castillo Armas apoyada por la CIA, el mismo embajador norteamericano John Peurifoy, circulaba “listas negras” de supuestos “subversivos” que su gobierno exigía fueran ejecutados extrajudicialmente sin juicios. Ni lento ni perezoso, Castillo Armas se aprovechó de esta oportunidad para eliminar a varios de sus enemigos.



INVESTIGACIÓN: © J. Russell y Hugo Gordillo – Guatemala Chronicle – Abril 06, 2017
Es permitido
Citar/Copiar/Compartir este artículo, siempre que incluya un enlace a esta página


En 1957, varias agrupaciones de empresarios fundaron el CACIF (Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras), cuyo propósito era establecerse como el “verdadero poder” que gobernaría Guatemala en asuntos económicos y políticos.

Como resultado, los sucesivos gobiernos guatemaltecos pasaron a ser los siervos y mozos de este todo poderoso “gremio empresarial”, ya que los ingresos gubernamentales en ese entonces eran una miseria y dependían de impuestos inciertos de exportaciones de café y banano, venta de timbres, donaciones de otras naciones y préstamos internacionales que nunca cancelaban.

La filosofía operativa del CACIF era sencilla, los intereses de este “gremio empresarial serían los intereses nacionales de Guatemala” y mantendrían a la población guatemalteca “desinformada y aterrorizada”, mientras ellos establecían sus monopolios económicos, políticos y militares.

La membresía más agresiva del CACIF decidió “encargarse” de sus opositores, estableciendo y financiando varios “escuadrones de la muerte”, con elementos psicópatas reclutados de la Policía Secreta, servicios de Inteligencia, los Judiciales y el Glorioso Ejército, muchos de los cuales habían sido entrenados en el “Arte del Terror” por los Gringos en Panamá, en la infame “Escuela de las Américas”.

Con el auge del comunismo en Cuba y la bendición de los servicios de inteligencia norteamericanos, uno de los primeros “escuadrones de la muerte” establecidos y financiados por el CACIF fue la ONA (Organización Nacional Anticomunista), establecida en 1960 y dirigida por el coronel Máximo Zepeda Martínez, quien además, compartió sus métodos criminales con el militar argentino José López Rega, quien creó el infame Grupo Terrorista Triple A (Alianza Anticomunista Argentina).

Aunque la “política oficial” del gobierno guatemalteco desde la firma de “Los acuerdos de Paz” en 1997 ha cambiado y ya no apoya estas tácticas, durante los últimos años, han surgido poderosos empresarios dentro del CACIF, que a menudo son vinculados a ejecuciones de individuos por razones políticos y económicos.

Estos crímenes raramente son aclarados porque vienen acompañados de masivas “campañas de desinformación”, diseñadas para confundir al público y a las autoridades, como ocurrió con el asesinato del Monseñor Gerardi en 1998, el asesinato de varios reos en la “toma de Pavón” en el 2006 en las cárceles por la cual el exjefe de la Policía Nacional Edwin Sperinsen está en prisión en Suiza, y el exministro de Gobernación Carlos Vielmann logró evitar ser culpado de estos crímenes.

Otros casos emblemáticos incluyen el asesinato de los salvadoreños del Parlacen en el 2007, los asesinatos de Khalil Musa en el 2009, de Rodrigo Rosenberg en el 2009 y del reo Byron Lima y otros en el 2016, convicto por la muerte del Monseñor Gerardi.

En todo caso, los “autores intelectuales y financístas” de estas y muchas otras ejecuciones llevadas a cabo por sus “escuadrones de la muerte”, permanecen impune. A los mozos y gatilleros del CACIF, también los matan, desaparecen y exterminan, después de ser culpados por estos crímenes, dejando poco rastro y conexión entre los empresarios y sus víctimas.

Paradójicamente, el ex-Presidente Oto Perez Molina y Mauricio López, su ex-Ministro de Gobernación, entendían lo dañino que era tener “escuadrones de la muerte” operando en el país, ya que una vez que se tenía “equipos de asesinato” operando en paralelo con las fuerzas gubernamentales, dentro de poco empezarían a “privatizarse” y ofrecer sus servicios a quienes les pagarían más, utilizando su “conocimiento privilegiado”.

Una de las recientes tácticas de los “escuadrones de la muerte”, es “asesinar el carácter” de las personas en los medios y en las redes sociales y esto también es financiado y orquestado por empresarios que son miembros del CACIF.

Entre los más destacados está la “Fundación contra el Terrorismo”, creado en el 2012 y dirigido por el ex-oreja y soplón del Glorioso Ejército durante su paso por la Universidad de San Carlos, Ricardo Méndez Ruíz, hijo del militar de mismo nombre, que cometió numerosos actos criminales durante la guerra interna.

Méndez Ruíz y su fundación, que es financiada por exmilitares y miembros del CACIF, se han dedicado a desprestigiar y montar “campañas negras” de mentiras en contra de toda persona que abiertamente busca enjuiciar a los militares que cometieron “crímenes de lesa humanidad” durante la guerra interna y a perseguir los principales evasores de impuestos, contrabandistas, narcotraficantes y criminales corporativos que operan en Guatemala, que son los mismos empresarios y miembros del CACIF.

Entre los aliados de la “Fundación contra el Terrorismo” hay huestes de corruptos congresistas, periodistas, columnistas, jueces, abogados, empresarios, pastores evangélicos y militares, cuyos enemigos incluyen la ex-fiscal Claudia Paz y Paz, la Dra Rigoberta Menchú, el embajador norteamericano Todd Robinson, la fiscal general Thelma Aldana, el Comisionado de la CICIG Iván Velasquez, el Procurador de los Derechos Humanos Jorge de León Duque y los periodistas y columnistas que apoyan la depuración de los corruptos y la eliminación de la impunidad a que están acostumbrados los empresarios que forman la membresía del CACIF.

Pero regresemos al historial de algunos de los “escuadrones de la muerte” financiados sobre los años, por los miembros del CACIF:

1962: Frente Secreto Anticomunista, FSA.

1963: Acción para la Defensa de la Democracia, ADED.

1964: Resistencia Popular Secreta, Juventud Nacionalista.

1966. Movimiento de Acción Nacionalista Organizado, MANO. “Por una Guatemala Próspera y libre del Comunismo”, “Esta es la mano que erradicará a los renegados de su nacionalidad y traidores a la patria”.

En su primer año, MANO recaudó un millón de dólares entre empresarios con cuotas de mil dólares cada uno. Secuestró al arzobispo Mario Casariego. Fue dirigido por el hacendado Raúl Lorenzana, German de León, Orantes Alfaro y Nufio. Fue calificado por la CIA como la versión chapina de la GESTAPO. Su símbolo era una mano que representaba los cinco mandos civiles.

Junto con la Nueva Organización Anticomunista, NOA y el Consejo Anticomunista, CADEG, fueron los tres pilares sobre los que el partido de la violencia Movimiento de Liberación Nacional cometió muchos crímenes. NOA y CADEG fueron dirigidos por Rafael Arriaga Bosque y Manuel Sosa Ávila, cuñado de Efraín Ríos Montt, el más grande genocida de América durante el Siglo XX.

1967: Acción Patriótica de Recuperación Institucional. APRI. Agrupación Patriótica Anticomunista de Guatemala, APA. Frente Unido Nacional Anticomunista. FUNA. SCUGUA, unidad de comando especial del ejército, dedicado a secuestrar, asesinar y reclutar informantes entre los secuestrados. Supuestamente mató a un alcalde de Retalhuleu y tenía orden de matar al gobernador.

Al año siguiente, SCUGUA pasó a ser el NSSAG, Grupo de Seguridad Nacional sobre Actividades Subversivas, cuando ya estaba más especializado como grupo paramilitar. Represión y Organización Anticomunista, Rosa Púrpura, Verdadera Organización Nacional Anticomunista, VONA.

Movimiento por la Memoria de Mario Méndez Montenegro, Movimiento Anticomunista de Guatemala, MAG, Nueva Organización de Resistencia, NOR. Organización del Ejército Secreto. Frente de Resistencia Nacional, Nueva organización Anticomunista, NOA, cuyo lema era: “comunista visto, comunista muerto”, lema muy parecido al dicho por el presidente Miguel Ydígoras Fuentes: “terrorista visto, terrorista muerto”.

Le declaró la guerra a los sindicatos Fasgua, Samf, Contragua, Stigss y CTS. Torturó y asesinó a la reina de belleza y estudiante universitaria Rogelia Cruz. Consejo Anticomunista de Guatemala, CADEG, con su lema: “Muerte a los traidores”. Aglutinó a las organizaciones NOA, ASA, Comité de Resistencia Anticomunista, CRAG; RAYO Y MANO. Organización de Asociados contra el Comunismo, ODEACEG.

1968: Agrupación de hombres anticomunistas de Guatemala, HACHA.

1970: Ojo por ojo. Dirigido por “el mico” Mario Sandoval Alarcón. Mató a César Montenegro Paniagua, primo del expresidente Julio César Méndez Montenegro. Según un informe de la CIA, “Ojo ha torturado y asesinado por lo menos a diez sospechosos de subversión.”

1971: El Escuadrón de la Muerte.

1972: El Buitre Justiciero. Una partida de secuestradores que se convirtió en la primera organización de “limpieza social.” Su lema fue “Azote de los malvados”.

1976: Grupo Acción Liberadora Guatemalteco Anti Salvadoreño, GALGAS. Ejecutaba salvadoreños rebeldes refugiados en Guatemala.

1977: Ejército Secreto Anticomunista, dirigido por el coronel German Chupina Barahona. Sentenció y ejecutó opositores, entre ellos el estudiante Oliverio Castañeda de León.

1978: Oficiales Jóvenes, Comité de Padres de Familia Organizados.

1979: Fuerzas de Acción Anticomunista, FADA. Organización CERO.

1980: Comando Anticomunista del Sur. Amenazó y mató dirigentes del Frente Unido de la Revolución en la costa.

1989: Jaguar Justiciero. Amenazó y mató gente en El Quiché.

1993: Primer Comando de contras del Norte, Organización de Depuración y Castigo. Amenazó y accionó contra grupos de derechos humanos, Coordinadora Ladina Revolucionaria, Movimiento Anticomunista Roberto Lorenzana, surgido para asustar al presidente Ramiro de León Carpio.

Otros: Fuerza de Acción Armada FADA. Frente Anticomunista del Nororiente FANO. Frente Estudiantil Anticomunista. Hermandad Blanca. Liga Nacional de Protección del Guatemalteco.

https://www.guatemalachronicle.com

Comparte:

More Stories From Investigaciones