Go to ...




RSS Feed

September 22, 2017

Belice es Nuestro . . . Pero ¡YA NO!


Comparte:

En la psiquis del guatemalteco, Belice ha sido una de las piezas más importantes de un imperio imaginario, que Guatemala supuestamente heredó de España.


Opinión © J. Russell – Guatemala Chronicle – Actualizado Abril 19, 2017
Es permitido Citar/Copiar/Compartir este artículo, siempre que incluya un enlace a esta página



Todo guatemalteco está enamorado de Belice y aunque ningún político se ha molestado en viajar a Belice durante los últimos 150 años, seguimos con la farsa que “Belice es Nuestro”.

Belice es para los guatemaltecos como sus propias Amazonas; una tierra mítica en donde sigue escondido su propio “El Dorado”. Aunque no lo conocen, no saben mucho de ello y nunca lo han visitado, cuentan y re-cuentan como hechos, numerosas leyendas y mitos del “departamento número 23”.

Cuando platicamos con extranjeros, nunca pierdemos la oportunidad de mencionar que “¿sabías que Belice era nuestro, pero nos lo quitaron?”. Por si acaso el extranjero dice que no sabía de esta enorme tragedia, empezamos a recontar un listado interminable de injusticias territoriales, que incluyen el “robo del Yucatán” y el “hurto de Chiapas”.

Desde nuestra independencia, hemos esperado que los “negritos” que habitan los “bosques amazónicas de Belize” evolucionarían de tal manera, que un día saldrían voluntariamente de la profundidad de esa selva, queriendo abrazar con un amor profundo la cultura ulta-sofisticada de Guatemala y aprovecharse de todos sus beneficios y maravillas, pero no fue así.

La realidad es que Guatemala nunca ha mostrado mucho interés en Belice, hasta que se dió cuenta que lo iba a perder y los Beliceños, resultaron ser mucho más listos de lo que los guatemaltecos pensaron.

De primero se dieron cuenta que los chapines despreciaban a la gente de raza negra y que por eso les era prohibido por ley a los negros, entrar a Guatemala durante cientos de años.

Cuando yo era joven en Guatemala en los años 60s, norteamericanos de raza negra no podían obtener visas de turista para visitar este país y aunque fui educado en los mejores colegios guatemaltecos, nadie me enseñó ni me mencionó que teníamos negros viviendo en Livingston. Tuve que ir a Australia para aprender sobre los Garifunas y del racismo anti-negro en chapinlandia.

Los beliceños no hablan nuestro idioma, no se identifican para nada con nuestra cultura y tampoco les gusta nuestra comida. Viendo la manera en que los indígenas son reprimidas, discriminados y oprimidos en Guatemala, ¿Porque querían los beliceños ser parte de eso?

La historia sobre Belice y Guatemala ya está escrita y todos los previos actos in-gloriosos de los dos bandos deberían ser tirados a la basura y olvidados. Los beliceños jodieron a los chapines así que ¡FIN, SE ACABÓ! Hoy día, son dos países distintos y muy diferentes.

Por si acaso Guatemala lograra recuperar partes de Belice a la fuerza, tendrían levantamientos de beliceños inconformes durante generaciones y Guatemala no tiene los recursos, ni la capacidad, ni la inclinación de cuidar a los ciudadanos de alguna “nueva conquista” y esto es totalmente evidente, ya que no pueden ni cuidar a los ciudadanos que ya tienen.

Guatemala y Belice existen como resultado de un escenario histórico de lucha entre dos imperios, el Español y el Inglés. Nos guste o no, el imperio Español se desintegró con la invasión de Napoleón. Los ingleses derrotaron a Napoleón y el imperio Inglés sobrevivió, con cientos de colonias, mientras que el imperio Espñol se debilitó y perdió la mayoría de sus colonias.

Por si acaso Guatemala provoca un incidente bélico, ninguna nación los apoyará y los ingleses que garantizan la seguridad territorial de Belice, no le harán caso a resoluciones vacuas de la OEA ni a la ONU y mucho menos a los gringos. Pero . . . Belice siempre puede contar con la ayuda militar del Reino Unido y frente a las fuerzas especiales inglesas, ¡NI QUE KAIBILES, NI QU NADA!

¡Que locura! Tener a bandas de kaibiles sanguinarios, intimidando y acosando a media docena de pescadores negritos que ni hablan nuestro idioma, mientras que en el Congreso de la república, otros tratan de re-incorporar el mapa de Belice, al mapa de Guatemala.

Sería mucho más productivo llevarnos bien con Belice e incorporarlos económicamente para fortalecer nuestra propia economía y desarrollar lazos de amistad, con buenas carreterras que nos interconectan fácilmente y fronteras abiertas entre nuestras dos naciones.

El gobierno de Guatemala gasta millones de Quetzales anuales en un reclamo internacional que no tiene ningúna esperanza de ganar y este dinero podría ser usado en proyectos nacionales, mucho más urgentes y de más alta proiridad.

Es hora que el gobierno de Guatemala deje de ser el “bully” en las áreas fronterizas con Belice y deje de animar a que sus ciudadanos crucen la frontera ilegalmente, como que tienen derechos en la nación independiente de Belice.

Comparte:

Tags: ,

More Stories From Opinión